Tanizaki Jun’ichirô – 谷崎潤一郎

14 Ene

Tanizaki Jun’ichirô (Tôkyô, 1886 – Yugawara, 1965) es el escritor más imaginativo y con más gusto por la ficción de la literatura japonesa. Le gustaba mucho manipular la vida de sus personajes y jugar con ellos. A pesar de ser un autor muy valorado en occidente, en Japón no tiene mucho prestigio.

Tanizaki Jun’ichirô

Tanizaki Jun’ichirô

 

En su obra destacan dos temas:

– obsesión sexual, a menudo fetichista y masoquista (fotos, pies…)

– confusión cultural de la tradición y la modernidad

 

La obra de Tanizaki se puede dividir en tres etapas:

1ª) De 1910 a 1923, marcada por la influencia de la cultura occidental y por el cosmopolitismo reinante en Tôkyô durante la era Taishô (1912 – 1926). Escribe relatos basados en la cultura occidental y el cosmopolitismo. Es amigo de Nagai Kafû.

2ª) De 1923 a 1945. Con el gran terremoto que asoló Tôkyô y que destruyó la casa de Tanizaki, decidió trasladarse a la región de Kansai, al oeste, cerca de Ôsaka, donde se interesó fuertemente por la literatura clásica japonesa y los aspectos más tradicionales de la cultura nipona. Abandonó ese afán por lo moderno que le acompañó en su primera etapa. En sus inicios, Tanizaki era muy pro-occidental, pero luego derivó hacia la tradición japonesa.

Gran terremoro de Kantô, 1923

Gran terremoro de Kantô, 1923

3ª) De 1945 a 1965, Tanizaki vuelve a los temas de deseo y obsesión sexual y la vida burguesa que ya había tratado en los primeros años de su carrera.

Película “Tatuaje“

Película “Tatuaje“

 

Tanizaki nació en 1886 en Tôkyô, y se educó en un ambiente abierto y cosmopolita. En 1910, mientras estudiaba literatura japonesa en la Universidad de Tôkyô, publicó su primer relato “Tatuaje” (刺青, shisei), que narra la historia de un tatuador que, después de tatuar una araña gigante en la espalda de una chica, queda obsesionado por la belleza del tatuaje y de la joven. Este relato ya adelantaba muchos temas que marcaron la primera etapa de su obra, como la obsesión por el arte y la belleza y el poder del sexo femenino.

 

Durante la década de los diez, continuó escribiendo obras de ficción en las que demostró un interés creciente por la cultura occidental. La novela “Amor de un idiota” (痴人の愛, chijin no ai) de 1924, titulada en inglés y en español como “Naomi“, es el ejemplo más claro de la fascinación de Tanizaki en los primeros años de su carrera por occidente y por las mujeres. Esta obra trata de una camarera occidental de un bar y de un oficinista japonés que se enamora de ella, que acaban casándose. Se trata de una reflexión sobre el matrimonio mixto durante la era Taishô.

 

En el año 1923, el gran terremoto de Kantô asoló las ciudades de Tôkyô y Yokohama y Tanizaki se vio obligado a trasladarse a Kansai, la región del oeste donde se encuentran Kyôto, Nara y Ôsaka, y donde se concentra la mayoría de la cultura tradicional del país. Este cambio significó el inicio de la segunda etapa de la obra de Tanizaki, que estuvo centrada en el pasado y las tradiciones japonesas.

 

Portada de "El elogio de la sombra"

Portada de “El elogio de la sombra”

En esta segunda etapa de su obra destacan las novelas “Hay quien prefiere las ortigas” (蓼喰う蟲, tade kuu mushi), de 1929, en la que se explica el conflicto de un hombre casado con una mujer moderna de aspecto occidental, y en la que él se siente cada vez más atraído por los gustos tradicionales que descubre gracias a su suegro, y “La cruz gamada” (卍, manji), de 1930, titulada en inglés como “Quicksand” y en español como “Arenas movedizas”, en la que se narra una historia de amor lésbico desde el punto de visa deliberadamente parcial de una de las protagonistas. También encontramos en esta segunda etapa el ensayo japonés (zuihitsu) “El elogio de la sombra” (陰翳礼讃, in’ei raisan), de 1934, una elegía por la estética tradicional de Japón comparada con la de Occidente.

 

Durante el periodo de la II Guerra Mundial, Tanizaki escribió su obra maestra, “Las hermanas Makioka” (細雪, sasameyuki), entre 1943 y 1948, pero que se publicó tras la censura aplicada por la ocupación norteamericana por ser considerada de tono elegíaco y privado. En esta obra, Tanizaki recreó minuciosamente la vida burguesa de una familia de comerciantes de Ôsaka, en la cual las hijas de la familia deben irse casando. También trata de las relaciones familiares.

 

Portada de "La llave"

Portada de “La llave”

Al reanudar su actividad literaria tras la guerra, Tanizaki inició su tercera etapa, que estuvo marcada por la crónica de la vida burguesa y la exploración de los deseos sexuales. Cabe destacar las obras “La madre del capitán Shigemoto” (少将滋幹の母, Shôshô Shigemoto no haha), de 1950, donde se abordan las relaciones de amor maternofilial, “La llave” (鍵, kagi), de 1956, una novela de intriga erótica escrita en formato de dos diarios personales de un matrimonio entrelazados, con la que Tanizaki demostró su maestría en el arte de la manipulación literaria, y “El diario de un viejo loco” (瘋癲老人日記, fûten rôjin nikki), de 1962, donde narra la fascinación que un hombre mayor siente por su nuera, llegando a ofrecerle regalos a cambio de que le bañe.

 

Os recomiendo mucho leer la obra de Tanizaki, un autor muy interesante. Si queréis un apunte sobre las diferencias estéticas y culturales entre Japón y Occidente os recomiendo “El elogio de la sombra” un ensayo muy cortito que además os hará reír en algunos momentos, y si tenéis curiosidad por lo que pasa en las herméticas relaciones matrimoniales entre japoneses os recomiendo “La llave”, una obra también muy cortita que, además del misterio, tiene un final muy potente.

 


Albert Nolla Cabellos, Literatura japonesa moderna (II). De 1912 a nuestros días.

Prado-Fonts, Carles, ed., Literatures de l’Àsia Oriental: segles XIX i XX, EDIUOC, Barcelona, 2008. [También en edición castellana].

 

Anuncios

4 comentarios to “Tanizaki Jun’ichirô – 谷崎潤一郎”

  1. Hellena enero 15, 2013 a 04:35 #

    (El cuento que más me ha gustado de Tanizaki es El retrato de Shunkin. Soberbio. Y el ensayo del Elogio de la sombra, genial.)

    Me gusta

    • Sandra enero 15, 2013 a 12:07 #

      No he tenido oportunidad de leer ese cuento ni muchas otras obras de Tanizaki aún, pero es un escritor que me gusta mucho y la verdad es que me gustaría leer todas las que pueda.
      “El elogio de la sombra” es muy interesante, pero a la vez es muy divertido en algunos puntos como el del lavabo. Me gustó mucho. Gracias por recomendar “El retrato de Shunkin”.

      Me gusta

  2. Cinty septiembre 11, 2013 a 01:21 #

    Hola me encantaron tus artículos, personalmente soy fan de la literatura asiática y adoro leer sobre los escritores modernos, a pesar de que me agradan un poco más los clásicos, sobre todo Kawabata, Mishima y Oé. Podrías hablar un poco sobre Banana Yoshimoto y Mishima. Gracias.

    Me gusta

    • trazosdejapon septiembre 11, 2013 a 01:51 #

      Gracias por comentar, Cinty. Me alegro de que te hayan gustado.
      A mí me gusta tanto la literatura japonesa clásica como la moderna y estoy intentando leer a todos los autores, no sólo los típicos.
      Tengo aún muchos artículos pendientes sobre muchos otros escritores, así que pronto redactaré los artículos de Sôseki, Kawabata, Mishima, Ôe y Banana, que son los que he podido leer un poco más. Más adelante espero redactar también los de otros muchos y dar a conocer autores menos conocidos, como es el caso de Ichiyô.

      Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: