Archivo | Literatura RSS feed for this section

Mishima Yukio – 三島由紀夫

8 Mar
Yukio Mishima

Mishima Yukio

Mishima Yukio (Tôkyô 1925 – 1970), de nombre real Hiraoka Kimitake, es el escritor más conocido fuera de Japón y uno de los escritores japoneses más importantes del siglo XX. La gran fama que ha alcanzado su obra se debe principalmente a la abundancia de su producción artística, que cuenta con novelas, ensayos, obras de teatro, e incluso películas, y a su capacidad de crear un personaje controvertido que atrajo la atención de los medios y de la opinión pública mundial. Debido a sus ideales de belleza también fue adepto del culturismo para cultivar tanto su cuerpo como su mente. Discípulo de Yasunari Kawabata, sus obras de vanguardia fusionaban valores estéticos tradicionales y modernos que consiguieron romper con las fronteras culturales.

 

La infancia de Mishima estuvo marcada por su abuela, Natsuko, quien se llevó al niño bajo su custodia y lo separó de sus familiares directos durante varios años. Natsuko era la nieta de un señor feudal, o daimyô, de la antigua provincia de Hitachi, actualmente parte de la prefectura de Ibaraki. La abuela de Mishima creció en casa del príncipe Arisugawa Taruhito, por lo que tenía unas pretensiones aristocráticas que mantuvo incluso al casarse y abandonar ese ambiente. Natsuko recurría habitualmente a la violencia y tenía explosiones mórbidas, hechos que se mencionan en la obra de Mishima y que pueden ser la causa de su fascinación por la muerte. Natsuko era muy sobreprotectora con Mishima, no le dejaba salir bajo la luz solar, practicar ningún deporte o jugar con otros chicos, por lo que Mishima pasó un largo tiempo solo o en compañía de sus primas y sus muñecas. A los 12 años, Mishima pudo regresar con su familia directa, pero su padre, amante de la disciplina militar, aplicó este tipo de métodos disciplinarios con el joven Mishima, que incluían sostenerle a pocos centímetros de trenes en marcha o registrar su habitación para erradicar sus intereses “afeminados” por la literatura y  destruir todos sus manuscritos.

Pese a los reproches de su padre, Mishima leía ávidamente las obras de autores clásicos japoneses y de autores europeos como Oscar Wilde, y empezó a escribir sus primeras obras, poemas waka, a los 12 años. Durante esta época, Mishima perteneció a una sociedad literaria y empezó a publicar relatos en revistas literarias con la ayuda de sus profesores, pero decidieron que debía adoptar el pseudónimo de Yukio Mishima para evitar el abuso por parte de sus compañeros de clase.

 

Durante la Segunda Guerra Mundial, Mishima recibió la orden de unirse a las tropas del Ejército Imperial Japonés, pero debido a un resfriado, a un estertor pulmonar y a su debilidad física causada por la sobreprotección de su abuela en los años anteriores, las autoridades confundieron el resfriado del joven con tuberculosis y le declararon no apto para el servicio. Esto ocasionó un grave trauma en la moral de Mishima, que luego tuvo un gran impacto en sus obras y su vida.

Cubierta de Confesiones de una máscara

Cubierta de Confesiones de una máscara

Tras graduarse en derecho por la Universidad de Tôkyô en 1947 y de trabajar brevemente en el Ministerio de Finanzas de Japón, Mishima debutó en 1949 con su obra “Confesiones de una máscara” (仮面の告白, kamen no kokuhaku), una novela en la que describe el mundo interior de un joven que se siente atraído por los hombres, por la belleza y por la violencia.

 

Durante la década de los cincuenta, Mishima escribió un gran número de obras muy diversas y de gran calidad, como “Los años verdes” (青の時代, ao no jidai) de 1950, “El rumor de oleaje” (潮騷, shiosai) de 1954, y la destacada “El pabellón de oro” (金閣寺, kinkaku-ji), de 1956, en la que se explica la historia de un monje budista obsesionado por la belleza del templo dorado Kinkaku-ji, situado en Kyôto, y de cómo al no poder soportar la belleza de la estructura acaba quemando el templo. Gracias al gran éxito de esta obra, Mishima se convirtió en un personaje público muy importante.

 

Imagen patriótica de Mishima

Imagen patriótica de Mishima

Durante la época de los sesenta, la obra de Mishima empezó a mostrar un interés creciente por la política, la ideología de derechas, el patriotismo, la vida marcial y la figura del emperador. Esta ideología, que deriva del trauma infantil de no haber podido servir durante la Segunda Guerra Mundial, se refleja especialmente en las obras “Después del banquete” (宴のあと, utage no ato) de 1960, una novela basada en hechos reales en la que se narra la crónica del escándalo público y la caída de un político que utilizó el dinero de su esposa; “Patriotismo” (憂国, yûkoku) de 1961, una novela corta en la que se rememora el suicido de un militar y de su esposa tras un golpe de estado fallido en el año 1936; o “La voz de los espíritus caídos en la guerra” (英霊の声, eirei no koe) de 1966, una alegoría a la muerte en la que Mishima da voz a los espíritus de los pilotos kamikaze y a los soldados muertos en la guerra, que lamentaban que el emperador hubiera renunciado a su condición divina. Las tendencias políticas de Mishima en esta época también quedaron reflejadas en dos ensayos llamados “Sobre Hayashi Fusao” (林房雄論, hayashi fusao ron) de 1963, en el que analiza la ideología y visión de un intelectual conocido por su veneración por el emperador; y “El sol y el acero” (太陽と鉄, taiyô to tetsu) de 1968, en el que Mishima expone su teoría de acción, según la cual los ciudadanos deben actuar para frenar a los políticos; y también en dos obras de teatro “Madame de Sade” (サド侯爵夫人, sado kôshaku fujin) de 1965 y “Mi amigo Hitler” (わが友ヒットラー, waga tomo hittorâ) de 1968. En esta época ya se empiezan a entrever los motivos que rodearon su muerte.

 

A partir de 1966, Mishima emprendió los dos caminos que marcarían los últimos años de su vida. Por una parte, entre 1965 y 1970 se embarcó en la producción de su obra definitiva, aparte de “El pabellón de oro”, la tetralogía “El mar de la fertilidad” (豊饒の海, hôjô no umi), que se compone de “Nieve de primavera” (春の雪, haru no yuki) de 1969, “Caballos desbocados” (奔馬, honba) de 1969, “El templo del alba” (曉の寺, akatsuki no tera) de 1970, y “La corrupción de un ángel” (天人五衰, tennin gosui), publicada póstumamente en 1971.

Cubiertas de la tetralogía El mar de la fertilidad

Cubiertas de la tetralogía El mar de la fertilidad

En esta obra, Mishima revisa la historia de Japón durante todo el siglo XX a través de la creación de un protagonista, Honda, que vive durante todo este siglo, mientras va conociendo y hablando con políticos, militares y otros personajes importantes, entre todos cuatro personas que son las reencarnaciones de un mismo ser. Con esta obra, el autor pretende criticar el hecho que los japoneses se hayan supeditado a los Estados Unidos de América y que hayan abandonado al emperador al perder la guerra.

 

Mishima durante el discurso antes de su suicidio

Mishima durante el discurso antes de su suicidio

Por otra parte, Mishima fundó la Tate no Kai, la Sociedad del Escudo, una especie de ejército privado liderado por él mismo y formado por estudiantes relacionados con la ideología de derechas, unidos por la idea de proteger y apoyar al emperador, a los que iba reclutando y exaltando en charlas que daba por las universidades del país. Las actividades militares de Mishima llegaron a la cúspide el 25 de noviembre de 1970 cuando, justo después de entregar el último volumen de la tetralogía “El mar de la fertilidad”, pretendió dar un golpe de estado que fracasó. Acompañado de su sociedad Tate no Kai, el escritor entró en el cuartel de las Fuerzas de Autodefensa, el pequeño ejército que se le permite tener a Japón después de la Segunda Guerra Mundial, situado en el céntrico barrio tokiota de Ichigaya, tomó como rehén a un general y, ante la presencia de algunos soldados, hizo un discurso contra la Constitución Pacifista de 1947 impuesta por los Estados Unidos, y contra las relaciones entre Japón y EEUU. Acto seguido, cometió un suicido por seppuku, a la manera de los samurai, en uno de los suicidios más espectaculares de la historia reciente de Japón.

Años más tarde, en 1985, la vida de Mishima Yukio fue llevada al cine por el director norteamericano Paul Schrader con el título Mishima, a life in four chapters.

 


Albert Nolla Cabellos, Literatura japonesa moderna (I). De la literatura clásica a la modernidad literaria.

 

Anuncios

Murakami Haruki – 村上春樹

27 Mar
Murakami Haruki

Murakami Haruki

Murakami Haruki (Kyôto, 1949) es el escritor japonés contemporáneo más conocido internacionalmente y el mayor representante de la literatura japonesa en todo el mundo. Su obra mezcla la literatura popular y pura, con toques de realismo mágico, ciencia-ficción y nihilismo y, de este modo pretende romper entre la distinción entre literatura pura y popular, situándose en medio de ambas. Ha atraído a una gran cantidad de lectores tanto en Japón como en el extranjero y se ha convertido en un fenómeno de masas, cosa que le ha llevado a ganar premios tanto en Japón como internacionalmente.

Los temas más habituales de su obra son la nostalgia por los años de juventud, la desaparición y búsqueda de seres queridos, la soledad o alienación al estilo de Kafka o la tensión entre los intereses del Estado capitalista y consumista y los del individuo. Suele escribir literatura personal (narrada por “yo”), cosa que le acerca a este género, pero a la vez sus mundos fantásticos le alejan de esta, y todos sus personajes son alter egos suyos. Con sus obras pretende también criticar la imposibilidad de desarrollarse individualmente en Japón e intenta relatar la imposibilidad de seguir la masa de la sociedad japonesa cuando pretendes ir en contra.

 

Murakami Haruki nació en Kyôto durante el baby-boom que hubo a consecuencia de la IIGM, pero al poco tiempo se trasladó con su familia a Kobe y creció allí. Ya desde su niñez se vio muy influenciado por la cultura occidental, especialmente en cuanto a música y literatura, con autores como Kurt Vonnegut, Richard Brautigan y Jack Kerouac, y es precisamente esta gran influencia occidental la que lo diferencia de otros autores japoneses.

Estudió teatro y cine en la Universidad de Waseda de Tokyo, donde conoció a su mujer, y entre 1974 y 1981 regentó junto a ella un bar de jazz en esta ciudad, el Peter Cat. De hecho, la música jazz y la clásica están presentes en muchas de sus obras. En el año 1981 decidió dedicarse exclusivamente a la literatura y, además de escribir novela y ensayo, ha traducido al japonés a autores norteamericanos como Scott Fitzgerald, Raymond Carver, John Irving o Truman Capote.

 

Cubierta de La caza del carnero salvaje

Cubierta de La caza del carnero salvaje

Durante la década de los ochenta Murakami escribió la tetralogía formada por “Escucha la canción del viento” (風の歌を聴け, kaze no uta wo kike) de 1979, “Pinball, 1973” (1973年のピンボール, 1973 no pinbôru) de 1980, “La caza del carnero salvaje” (羊をめぐる冒険, hitsuji wo meguru bôken) de 1982 y “Baila, baila, baila” (ダンス・ダンス・ダンス, dansu, dansu, dansu) de 1988. Esta tetralogía está narrada en primera persona por “boku” (yo), un joven que se ve inmerso en una serie de aventuras a partir del suicidio de una antigua amante. Esta historia simboliza de alguna manera el sentimiento de vacío, desarraigo y rebeldía con la que crecieron los jóvenes de las décadas de los sesenta y setenta. Sin embargo, lo que convirtió a Murakami en un célebre escritor en Japón y le lanzó a la fama fuera de las fronteras del país fue la publicación en 1988 de “Tokio blues (Norwegian Wood)” (ノルウェイの森, noruuei no mori) que narra con un estilo melancólico la historia de un triángulo amoroso entre tres estudiantes universitarios marcado por la tragedia. Pese al éxito de la obra, sus lectores habituales la recibieron con poco entusiasmo, puesto que suponía una desviación de su habitual prosa enérgica con elementos de lo inesperado y lo sobrenatural. Se trata de un experimento literario que realizó, pero no es su estilo habitual, por lo que esta obra no debe tomarse como canónica ni representativa. A causa de la gran fama que le supuso la publicación de “Tokio blues (Norwegian Wood)”, los fans empezaron incluso a acosarle, por lo que tuvo que refugiarse fuera de Japón.

 

Cubiertas de varias obras de Murakami

Cubiertas de varias obras de Murakami

Al finales de los ochenta y principios de los noventa Murakami pasó largas temporadas en Grecia e Italia, donde se dedicó a escribir con la tranquilidad que no tenía en Japón. También pasó temporadas en Estados Unidos, donde enseñaba literatura japonesa en la Universidad de Princeton. A lo largo de los años noventa, y de nuevo en Japón, volvió a abordar el tema de la pérdida y el amor adolescente en obras como “Al sur de la frontera, al oeste del sol” (国境の南、太陽の西, kokkyô no minami, taiyô no nishi) de 1992 o en “Sputnik, mi amor” (スプートニクの恋人, supuutoniku no koibito) de 1999. Sin embargo, también ha mostrado una creciente preocupación por temas políticos y sociales, cosa que se hace visible en la obra de 1996 “La crónica del pájaro que da cuerda al mundo” (ねじまき鳥クロニクル, nejimakidori kuronikuru), una novela que se puede interpretar como una metáfora del control que ejerce el Estado sobre las conciencias de los individuos, en el relato “Todos los niños de Dios bailan” (神の子どもたちはみな踊る, kami no kodomo-tachi wa mina odoru) del 2000, traducida en España y a la lengua inglesa como “Después del terremoto” (After the quake), una recopilación de relatos inspirados en el terremoto que asoló la ciudad de Kobe en 1995, o en los ensayos “Underground” (アンダーグラウンド, andâguraundo) de 1997 y “Underground 2” (約束された場所で―underground 2, yakusoku sareta basho de: underground 2) de 1998, el primero una recopilación de entrevistas a los supervivientes del ataque con gas sarín al metro de Tôkyô en 1995 y el segundo a los miembros de la secta Aum Shinrikyô (Verdad Suprema), ahora conocida como Aleph, los responsables del atentado.

 

Otras obras conocidas de Murakami son “El fin del mundo y un despiadado país de las maravillas” (世界の終りとハードボイルド・ワンダーランド, sekai no owari to hâdo-boirudo wandârando) de 1985, “Kafka en la orilla” (海辺のカフカ, umibe no kafuka) de 2002, “After Dark” (アフターダーク, afutâ dâku) de 2004, los tres libros que conforman “1Q84” (1Q84 いちきゅうはちよん, 1Q84 ichi-kyû-hachi-yon), de 2009, 2009 y 2010, respectivamente, y su última publicación, “Los años de peregrinación del chico sin color” (色彩を持たない多崎つくると、彼の巡礼の年, shikisai wo motanai tasaki tsukuru to, kare no junrei no toshi), de 2013.

Cubierta japonesa de Los años de peregrinación del chico sin color

Cubierta japonesa de Los años de peregrinación del chico sin color

 


Albert Nolla Cabellos, Literatura japonesa moderna (II). De 1912 a nuestros días.

 

Akutagawa Ryûnosuke – 芥川龍之介

10 Feb
Akutagawa Ryûnosuke

Akutagawa Ryûnosuke

Akutagawa Ryûnosuke (Tôkyô, 1892 – 1927), es el padre de los cuentos dentro de la literatura japonesa moderna. Sus obras tienen una construcción brillante, un estilo virtuoso y un lenguaje muy rico, que le llevaron a la fama. A menudo tratan temas sobre la parte más oscura del alma humana como la hipocresía o el egoísmo y critican los comportamientos sociales.

 

La infancia de Akutagawa estuvo marcada por la locura de su madre, quien padecía esquizofrenia, y que se menciona en algunos relatos y diarios del autor. Sin embargo, también era un ávido lector de literatura clásica china y de autores japoneses como Mori Ôgai o Sôseki Natsume.

Película de Rashômon

Película de Rashômon

Poco después de empezar a estudiar literatura inglesa en la Universidad de Tôkyô, en 1913, empezó a escribir sus primeras obras, basadas en cuentos tradicionales japoneses, entre los que destacan “Rashômon” (羅生門, rashômon) de 1915 y “La nariz” (鼻, hana) de 1916. El estilo brillante y elegante de estos relatos llamó la atención del público general, pero también de Sôseki Natsume, quien le mandó una carta en la que le decía que si escribía más relatos como esos llegaría a ser un gran escritor.

 

Animado por el éxito y por los comentarios de Sôseki, inició una carrera como escritor que, entre 1916 y 1922, le llevó a escribir los cuentos más logrados de su obra. Se inspiraban en historias antiguas, igual que sus primeras obras, pero Akutagawa las escribía de una manera moderna, innovadora y con una prosa sofisticada que hacían inconfundible su estilo. Las obras más importantes que escribió en este periodo son “El hilo de la araña” (蜘蛛の糸, kumo no ito) de 1918, que trata de un ladrón que cae en el infierno y no puede escapar por el egoísmo de los que le rodean, pero una araña que decidió salvar le ayuda; “El biombo del infierno” (地獄変, jigokuhen) de 1918, que explica la historia de un pintor que es capaz de sacrificar a su hija para pintar un biombo por encargo de un señor feudal; y finalmente “En el bosque” (藪の中, yabu no naka) de 1922, un relato muy complejo que trata de hacer una crítica a la verdad absoluta en forma de las declaraciones contradictoras de siete personajes que son testigos de un asesinato.

Kappa en El verano de Coo

Kappa en El verano de Coo

Debido a sus problemas mentales y físicos, la realidad de los cuentos de Akutagawa cada vez era más fragmentada, hasta el punto que en 1923 abandonó la producción de obras basadas en historias tradicionales y pasó a hacer unos relatos autobiográficos que delatan cada vez más el estado confuso y depresivo de su mente. Efectivamente, padecía de esquizofrenia, como su madre. De este último periodo destacan tres obras de 1927, “Los engranajes” (歯車, haguruma), en el que daba cuenta de sus problemas mentales en una mezcla de alucinaciones, conversaciones y imágenes; “La vida de un idiota” (或阿呆の一生, aru ahô no isshô), en el que describe varios momentos que habían marcado de su vida mediante escenas breves; y “Kappa” (河童, kappa), la única obra de ficción que escribió, que se situaba en un mundo imaginario habitado por kappas, una especie de duende japonés, medio tortuga medio humano. Pese a que algunas escenas de esta obra parecen tener un tono humorístico, en realidad son una visión pesimista de la sociedad moderna, fruto del asco que Akutagawa sentía por todo, él mismo incluido.

Finalmente, agotado mental y físicamente, y viéndose incapaz de reinventarse literariamente, Akutagawa se suicidó en 1927, con 35 años, con una sobredosis de somníferos.

Cubierta de El dragón, Rashômon y otros cuentos

Cubierta de El dragón, Rashômon y otros cuentos

Debido a su importancia, en 1935 se creó un premio con su nombre, que galardona a los mejores escritores japoneses nuevos o emergentes.

 

Akutagawa se ha hecho muy famoso en occidente y, de hecho, podemos encontrar abundantes obras suyas disponibles en España. Si queréis leer un recopilatorio de sus mejores cuentos, entre los que se encuentran algunos de los mencionados en esta entrada, os recomiendo “El dragón, Rashômon y otros cuentos” editado en 2012 por Quaterni.

 


Albert Nolla Cabellos, Literatura japonesa moderna (II). De 1912 a nuestros días.

 

A %d blogueros les gusta esto: